Máster Universitario de Prevención de Riesgos Laborales (modalidad e-learning)
22 abril, 2020
Video conmemorativo de la festividad de nuestro patrón San Isidro Labrador 2020
15 mayo, 2020
Mostrar todo

Rafael Ávila Castillejo, experto en ganadería en la Sierra Norte, colegiado del mes

Presentación

En este difícil mes de ABRIL de 2020, comenzamos con una nueva sección en nuestra página web y redes sociales: ‘LAS ENTREVISTAS’. Con ella pretendemos difundir las experiencias formativa, profesional y colegial de nuestros colegiados, acercándonos de manera coloquial a su día a día, para así poder mostrar su visión sobre el futuro, el presente y sus recuerdos del pasado.

Este es un proyecto que estaba gestando el colegio para su desarrollo en un futuro cercano, pero los acontecimientos nos han hecho empezar con su divulgación de forma más temprana y hemos querido sumarle al contenido de las entrevistas, la posibilidad de que nuestros entrevistados den a conocer las producciones locales de gran valor añadido de la comarca donde realizan su actividad. Con ello queremos apoyar nuestra industria agroalimentaria.

Cada mes publicaremos una entrevista, procurando ser lo más diversos posibles en cuanto a los radios de acción profesional de nuestros protagonistas y abarcar cuanto más regiones y producciones locales nos sean posibles.

Para inaugurar esta sección contamos con la colaboración de nuestro colegiado, D. Rafael Ávila Castillejo. Rafael es natural de Constantina, vive a caballo entre esta localidad y Sevilla, es miembro de la Junta de Gobierno de nuestro colegio.

 

Coitand (C)Buenas Tardes, Rafael. Para nosotros es un placer dar comienzo a nuestras entrevistas contigo; serán 10 preguntas concisas en las que esperamos que te sientas cómodo.

Rafael Ávila (RA) –  Buenas tardes, el placer es mío.

C¿A qué promoción perteneces y donde estudiaste Ingeniería Técnica Agrícola?

RA – Me gradué en el año 2005 y estudié en la Universidad de Sevilla, por aquellos entonces se denominaba E.U.I.T.A.

C – ¿Desde cuándo eres Colegiado y que te animó a Colegiarte?

RA – Recuerdo que me colegié tal como terminé, la colegiación formaba parte de una liturgia al terminar la carrera. Veía en ser técnico colegiado, una forma de añadirle un plus de calidad a mi labor profesional.

C – ¿Cómo recuerdas los años de facultad?, ¿mantienes contacto con los compañeros de aquella época?

RA – Los recuerdo con mucho cariño, además creo que era muy positivo que nuestra facultad tuviera su propio edificio, un poco al margen del resto de facultades. Eso nos hacía, en cierta manera, tener sentido de pertenencia desde el principio a una profesión. Después continué mi formación en otras Universidades, y no soy quién para discutir el modelo “Campus-Universitario”, pero me gusta menos. Compartir aulas con otras licenciaturas enriquece en muchos aspectos, pero terminas tu formación sin conocer quiénes serán tus compañeros de profesión. De las cosas de las que más orgulloso me siento de mi etapa como estudiante, es de los amigos que hice.

C – ¿Cuándo terminaste la carrera tenías claro hacia dónde dirigir tu vida profesional?

RA – Pues no, se puede decir que viví dos etapas. La primera cuando terminé la Ingeniería Técnica Agrícola era el año 2005 y la situación económica del País era bastante buena, por lo que, viendo que no se me daba mal estudiar, decidí continuar mi formación, haciendo un proyecto de investigación en la Universidad de Leuven (Bélgica), seguidamente realicé un Post-grado en Desarrollo Rural y volví al mercado Laboral en el año 2010, con una situación económico-social completamente diferente. En la primera etapa se puede decir que casi podías elegir hacia donde querías enfocarte profesionalmente y en la segunda dabas gracias si alguien te acogía de prácticas no remuneradas. Parece que seremos una generación acostumbrada a adaptarnos a diferentes momentos de crisis y de muy diferente índole. Pero pasamos la crisis financiera y pasaremos la crisis del Covid-19. A mi juicio, lo importante es que los momentos difíciles no sean etapas perdidas que hagan a la gente quedarse en el camino.

C – ¿Dónde te encuentras desarrollando ahora tu labor profesional?

RA – Tuve la suerte de poder ponerme al frente de la gestión de una explotación agrícola familiar que compatibilizo con mi trabajo de forma autónoma como Inspector Agroalimentario de Calidad y el ejercicio libre de la profesión; mayormente en proyectos donde compañeros me reclaman colaboración.

C – ¿Qué retos crees que serán los más importantes para tu sector en los años venideros?

RA – Creo que para mí sector y para todos, desde el punto de vista profesional hay un cambio de modelo, en cuanto a lo que la sociedad demanda de un técnico. En la generación de mis padres y no hace tanto, primaba el conocimiento. Para mí, hoy día con el acceso que todos tenemos a la información, el plus del técnico, tiene que venir de la Gestión. Por decirlo así, te diferencias por la gestión de la información, más que por la información en sí.

Ahora mismo parece que debido a esta crisis del Coronavirus, el mundo puede volver a cambiar en muchos aspectos: formas de trabajo, modelos de sociedad, sanidad alimentaria, etc. Estoy seguro que los compañeros de profesión sabremos adaptarnos a estos cambios. Tal vez, nuestro sector primario sea más lento a la hora de incorporar avances tecnológicos que otros, pero en esta crisis estamos viendo que el sector agrario es fundamental para cualquier País. Hoy hay restricciones en el tráfico de personas, pero mañana las podemos tener en bienes de primera necesidad. Debemos contemplar que después del Covid19, la sanidad vegetal y animal dará una vuelta más y nosotros como profesionales debemos estar al frente de esos desafíos.

C – ¿Dentro de la profesión has encontrado más compañerismo o competitividad?

RA – Las personas vivimos presos de nuestras circunstancias, como dije antes, en los primeros años, el ambiente era otro. Ahora parecía que todo volvía a la normalidad y puede que después de la pandemia, vivamos en un mundo más solidario o más desconfiado, el tiempo lo dirá. A mi juicio, tanto el compañerismo como la competitividad, llegado el momento son positivas, si no se puede caer en el conformismo, o la apatía y eso no es bueno; como tampoco lo es, pasar por encima de nadie.

C – ¿Cómo ves el futuro de la profesión de los ITAs en tu sector?

RA –Vivimos una temporalidad que nos abre muchas incertidumbres a muchos sectores económicos y no solo económicos. Pero centrándome en lo que quizás conozca más de cerca, creo que la Calidad-Trazabilidad de los productos agro-alimentarios, es un aspecto que no para de desarrollarse, y donde puede que el Covid19 haga acelerar implantaciones que tal vez serían para un futuro más lejano. Cada vez más, la sociedad demanda más aspectos a los alimentos, no nos basta con alimentarnos. No solo es la calidad, nutricional y organoléptica; hoy día se mira la medioambiental, social, territorial, etc. Al poner la televisión ves como los programas de cocina han pasado del medio día al prime-time. Todas las cadenas tienen programas cuyo hilo conductor son los alimentos, que al fin y al cabo es lo que producimos y gestionamos nosotros.

 C – ¿Qué aspectos crees más importantes en la formación de los ITA?

RA – Todo cambia muy rápido, yo lo asemejo a lo que pasa con la industria del automóvil, lo que era un ‘extra’, pasa a venir de serie. Eso ha pasado con el inglés, la geo-referenciación, etc. pero durante mi formación, eché en falta que nos advirtieran de la responsabilidad que conlleva firmar documentación o ser responsable de un área técnica dentro de una empresa u organismo oficial. Desde que estoy más involucrado en el día a día de nuestro colegio profesional, veo casos de compañeros que, sin actuar con malas praxis, se enfrentan a situaciones complicadas, de las que terminan aprendiendo a base de palos. El colegio presta su ayuda a sus colegiados, pero muchas situaciones serían evitables.

C – Ya hemos terminado. Muchas gracias Rafael. Desde el Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos de Andalucía queremos aprovechar esta entrevista para mandarles mucho ánimo a nuestros colegiados y a la sociedad en general en esta difícil situación que estamos atravesando, del mismo modo queremos agradecer el trabajo y esfuerzo a todos los sectores profesionales que están al pie del cañón en estos momentos. ¡MUCHO ÁNIMO A TODOS!

RA- Me uno a vuestros agradecimientos. Como bien habéis dicho en la entrada de esta entrevista, soy natural de la sierra norte de Sevilla y puedo decir con orgullo que contamos con empresas que luchan día a día, en dar valor añadido a los productos ganaderos y agrícolas de la comarca. Aquí os dejamos los links de aquellas empresas en las que he tenido la suerte de trabajar, ser socio o las que me une un vínculo afectivo.

Sector Cerdo Ibérico: Los Romeros de Alanís

@romerodealanis

https://www.nuestrocatalogo.es/romero_alvarez/webview

 

Sector Ovino: Corsevilla S.C.A

@CorSevillaSCA

https://www.corsevilla.es/productos/

 

Sector Vitivinícola: Bodega La Margarita (Constantina).

https://www.youtube.com/watch?v=XDsYwqle5Z4

 

Comments are closed.